lunes, 17 de agosto de 2015

LA TIERRA ESTÁ RESFRIADA



Últimamente la Tierra, perdón, quería decir, el globo terráqueo que la niña Paloma tiene sobre el escritorio de su habitación, está resfriado.
...¡Es tan divertido!
Hace un par de noches se dejó abierta la ventana de su cuarto y ahora la Tierra (su globo terráqueo) se pasa el día estornudando.
... ¡Resulta tan gracioso! Porque cada vez que hace ¡AAAAACHÍÍÍÍÍÍSSS! los pececitos del mar dan enormes saltos fuera del agua. Mientras más fuerte es el estornudo, más alto es el salto que dan los pececitos y mayor es su diversión.
 Aunque, todo hay que decirlo, estos mismos estornudos no les hacen mucha gracia a los barquitos, porque provocan unas olas enormes que les hacen temer ser tragados por el caprichoso mar.

Paloma Parejo Hernández

Tampoco a la mamá de Paloma le divierten demasiado los ¡AAAAACHÍÍÍÍÍSSS! del globo terráqueo. Salpican tal cantidad de agua que dejan la habitación perdida y ya está cansada de pasarse el día agarrada a la fregona.
¡Es todo tan divertido cuando la Tierra está resfriada!
 Al menos hasta que la mamá de Paloma llamó al doctor, quien tras un exhaustivo reconocimiento  le recetó al enfermo un jarabe y una buena inyección. Con mano temblorosa,  el octogenario médico acertó a clavar la aguja en el mar Mediterráneo y entonces...
¡PLUUUUMMM!
El globo terráqueo estalló en mil pedazos ocasionando una gran inundación en la habitación de la niña Paloma y provocando al mismo tiempo, la desesperación y el enfado de su mamá que vio cómo el agua llegaba hasta la lámpara del techo.
 Para consolar a su querida hijita, papá le ha regalado un bonito Atlas, en el que también podrá descubrir los océanos, mares, ríos, lagos... Pero eso sí, para prevenir que coja frío y agarre un buen catarro, antes de nada ha forrado el Atlas con un bonito y grueso papel de colores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario