lunes, 1 de diciembre de 2014

LA LUNA SE FUE DE FIESTA



 Hoy se han celebrado las fiestas del pueblo  y la Luna no ha querido perdérselas. Por la noche, los fuegos artificiales inundaron el cielo de luz, color, truenos y magia.

     La Luna, muy valiente, se atrevió a montarse en uno de los cohetes y sobre él, recorría el cielo haciendo miles de piruetas... Se lo estaba pasando tan bien que no se dio cuenta que la mecha llegaba a su final y...
¡PUUUMMM! el cohete estalló.
   Nuestra divertida amiga fue a caer dentro de las frías aguas del río. Además de terminar su aventura con un tremendo dolor de cabeza, agarró una fuerte pulmonía que le obligará a guardar cama durante una semana.

    -¿Qué... qué dices? ¿No te oigo bien?

    ¡Ah, sí... se me olvidaba! Con la explosión también se ha quedado un poquito sorda.
        Pero eso sí, sea como sea, la Luna piensa volver el próximo año a las fiestas del pueblo, pues por nada del mundo se las perdería.

lunes, 3 de noviembre de 2014

LOS NÚMEROS DE LA SEÑORITA DOLORES



                Los números saltaban de alegría cada vez que el niño Daniel y el resto de sus compañeros entraban en la clase de matemáticas.
                Su entusiasmo servía para contagiar a la señorita Dolores, la profesora de cálculo y álgebra, quien alegremente llenaba la pizarra de cuentas, problemas y fórmulas extrañísimas, difíciles de aprender.
                Pero el niño Daniel no compartía tanto entusiasmo y, por ello, una buena mañana decidió llegar a clase antes que su profesora. Sin contemplaciones, arrojó todos los "sabidos" números por la ventana.
                Ahora, el muy ignorante, vive feliz en el colegio sin los dichosos guarismos que le amarguen los días. La señorita Dolores en cambio, está muy triste. No entiende por qué se han marchado de vacaciones tan pronto, cuando aún falta un trimestre para terminar el curso.
               



El director del colegio, en su intento por animarla, le ha comprado un juego de números nuevos. No hay tantos ni son tan bonitos como los que ella tenía, pero seguro, seguro... ¡que servirán para volver a amargarle los días al niño Daniel! ... ¡Y todo el verano! ...Porque, ¿sabéis qué nota obtendrá en mates este curso?...
 






Safe Creative #1411022460281

miércoles, 22 de octubre de 2014

BLOG MUY INTERESANTE: TEJIENDO CUENTOS Y POESÍAS INFANTILES

En esta entrada os dejo el enlace a un blog muy interesante. Como dice la cabecera del mismo:

"Un rincón de encuentro con tu imaginación, para escribir, para pintar, para crear historias, para hacer amigos...¡para vivir soñando!"

TEJIENDO CUENTOS 12 

Espero que disfrutéis de este blog y os animéis a participar en él

miércoles, 8 de octubre de 2014

UN PAR DE ZAPATILLAS



En el escaparate de una zapatería se encontraban expuestas un par de preciosas zapatillas de deporte. Eran perfectas y realmente bonitas, ¡y su precio no estaba nada mal! Pero ellas no parecían mostrarse conformes con su suerte, pues creían que ser zapatillas de deporte les haría trabajar y sudar muchísimo.
Pensaban que mejor les habría ido siendo unas simples y  calentitas zapatillas de invierno, de esas de estar por casa. Pero enseguida se dieron cuenta que podrían quemarse con el brasero y que no saldrían nunca a la calle, con lo que comenzaron a sentirse agobiadas.
Después desearon ser un elegante par de zapatos y de este modo, poder ir a fiestas y bailes. Sin embargo, se dieron cuenta que tendrían que estar muchas horas de pie, y bailar también resultaba agotador. Ya se veían al final de la noche con unos terribles dolores de suela y tacones.
Decidieron pues, soñar que se convertían en hermosas sandalias. Tampoco esta idea les convenció demasiado, pues observaron que les entraría tierra y terminarían todos los días bastante sucias.
-¿Por qué no habrán hecho de nosotras un buen par de botas de fútbol? Así seríamos famosas y ganaríamos mucho dinero. –Dijo una de ellas.
-¿Y terminar los entrenamientos y partidos con dolor de puntera y empeine? –Le respondió su compañera-. ¡Ni hablar!
Así estuvieron días y días, hasta que terminaron por convencerse que no podrían ser jamás mejor cosa que lo que realmente eran: unas hermosísimas zapatillas de deporte.

Pero para su desgracia, cuando por fin se convencieron de su suerte, ¡¡¡las cosas de la moda vinieron a complicarles la vida!!!...  porque las hermosas zapatillas, se habían convertido ya en historia pasada. Ahora se llevaban las zapatillas de deporte con modelos más innovadores, colores más brillantes, formas más atrevidas y… ¡en fin, todas esas cosas que la moda trae consigo!
Por este motivo, el dueño de la tienda, sin pensárselo, metió el par de zapatillas en su caja y las guardó en cualquier rincón de su trastienda, donde por cierto, aún continúan las inconformistas zapatillas, ¡¡¡con lo bien que se corre por el parque, y cuánto se disfruta, especialmente los días que hay sol!!!
Safe Creative #1410062273820

jueves, 25 de septiembre de 2014

LA HOJITA DE ROBLE



        Casi todos en el cielo estaban cansados y desesperados por los continuos lamentos de una de las estrellas más pequeñas del firmamento que soñaba, día y noche, con poder convertirse en una linda hojita de roble. 
        …Y con tal intensidad lo deseó que sus anhelos acabaron haciéndose realidad. De la noche a la mañana, se vio colgada de la robusta rama de un orgulloso roble.
        Los primeros meses de su nueva existencia le resultaron dulces y maravillosos. A la primavera le siguió el verano, cargado de vida y emociones. Tan rápido pasaban las jornadas que no le dio tiempo a prepararse para el otoño, entrando éste sin previo aviso, acompañado de sus cientos de tonalidades ocres, amarillentas y marrones, y de sensaciones inimaginables hasta entonces para la pequeña estrella. 

        También sin anunciarse, el frío viento apareció para desnudar a los tristes árboles. Desde ese momento, los días iban haciéndose más cortos y las noches parecían no acabar nunca. Por primera vez la estrellita comenzó a asustarse, sintiendo la necesidad de aferrarse a la gruesa rama con todas sus fuerzas, pues notaba cómo se hacía frágil y vulnerable.
Dibujo: Juan Ángel Parejo Hernández

        Una gélida mañana, poco antes de comenzar el invierno, una ráfaga de viento la arrancó de su querido roble. Para unos fue a caer junto a las agónicas raíces, donde no tardó en ser pisoteada por las gruesas botas de algún buscador de setas, o tal vez, de algún despiadado cazador.
        Pero yo estoy convencido que el mismo viento que cruelmente la arrancó de su rama, le ayudó a subir por los aires hasta regresar al cielo, donde continúa soñando en convertirse de nuevo en una hermosísima hojita de roble.
        Por tal motivo, y por si acaso, cada vez que en otoño entro en un bosque, tengo muchísimo cuidado de fijarme bien dónde piso con mis pesadas botas, y a vosotros os ruego hagáis lo mismo, ¡no vaya a ser que… sin daros cuenta, destruyáis para siempre una preciosa estrellita caída del cielo!
Safe Creative #1409232110027

lunes, 22 de septiembre de 2014

DOS CUADERNOS



         Dos cuadernos, uno con las pastas color rojo y el segundo con las pastas azules, aguardaban impacientes para poder ser adquiridos en los estantes de una librería.

De pronto, una buena mañana, entraron en ella un padre y su hijo de unos cinco años. De improviso, el cuaderno con las cubiertas rojas le dio un fuerte empujón a su compañero al tiempo que le decía:

-¡Anda, ve tú! ¡Ésta es tu oportunidad!

-Tú crees? –le respondió el cuaderno azul.

-¡Por supuesto que sí! Este niño parece inteligente y bien educado. Estoy seguro que te divertirás mucho con él.

         Cuando unos minutos más tarde, el cuaderno rojo vio salir de la papelería a su compañero exclamó aliviado:

 -¡Ufff! ¡Menos mal! ¡De buena me he librado! No me gustaría caer en las manos de un niño. Siempre tienen las manos sucias, solo saben garabatear y hacer dibujos muy simples y, cuando se aburren, utilizan nuestras hojas para hacer aviones o barquitos.

Dibujo: Paloma Parejo Henández


   Cincuenta años después, un viejo y desgastado cuaderno azul descansa plácidamente en la vitrina de un museo mostrando orgulloso sus páginas repletas de dibujos y poesías. Su valor hoy en día es incalculable y por eso numerosas y sofisticadas medidas de seguridad cuidan de él.

         Por cierto, una vez me contaron que un cuaderno de pastas rojas, adquirido por un contable, se volvió loco al llenarse de números y más números.  Se dice que había cifras no solo en sus hojas, sino también en los  márgenes de éstas y… ¡hasta en las pastas de su portada y contraportada!

Safe Creative #1409202017462